Aspectos a tener en cuenta al usar un horno de leña

El uso de los hornos de leña es cada vez más popular, por ello debes conocer algunos detalles sobre su uso.

Cocinar en un horno de leña es un gusto de muchos. Cada vez hay más personas que deciden construir un horno de este tipo en su hogar, con el fin de preparar los más deliciosos platos y conseguir el toque indiscutible que la leña le da a su paladar. Y aunque cocinar en un horno de leña no resulta ser tan complicado, sí hay ciertos aspectos que vale la pena tener en cuenta para que tus comidas queden al punto, sin inconvenientes.

Aunque el objetivo del horno de leña es igual al del horno eléctrico, el resultado suele ser distinto. El calor y la leña, otorgan a los platos un sabor muy característico que los hace totalmente inigualables. Pero además de ello, el método y tiempo de cocción suele ser distinto, y es por ello, que debes tener en cuenta ciertos detalles en el momento de usar un horno de leña en casa.

Es preciso que antes de usar, o incluso, antes de comprar o construir un horno de este tipo, se tengan en cuenta detalles específicos. Mencionamos los más importantes.  

Lo que todos deben saber de los hornos de leña

Los populares hornos de leña tienen ciertas características que se adaptan en primera instancia a las necesidades de sus dueños y que además condicionan su uso:

  • Antes de adquirir o construir un horno de leña tienes que tener claro cuál será su uso, porque de ello dependerá el tamaño del mismo. Por ejemplo, si es de uso familiar, para un restaurante o una hacienda de gran espacio, los tamaños variarán. Lo cierto es que debes tener bien claras las dimensiones del mismo, previendo además, que cuente con unas puertas para hornos de leña que estén elaboradas de fundición o hierro, dotadas de un sistema antihumo para que el aire entre de forma correcta al mismo, y que además, no permita que el calor se escape.
  • Un punto importante a la hora de elegir el horno de leña para tu hogar, es verificar que el mismo sea ecológico. Tienes que tener claro que hay materiales que conservan mejor el calor, y cuando lo uses, va a requerir menos leña, es decir, provocará menos contaminación medioambiental.
  • Una vez que haya sido construido o adquirido, se debe usar con precaución. Es decir, en el momento de encender el fuego, se debe crear una llama pequeña elaborada con ramas finas, añadiendo poco a poco la leña restante. También es importante que tengas a mano las herramientas ideales para manipular la leña, por ejemplo, un rastrillo.
  • Cuando el horno ya esté caliente, debes retirar las brasas y esperar un poco para que el horno enfríe un poco, y luego colocar para cocinar los alimentos. Si tienes un termómetro, puedes tomar la temperatura, para saber si está entre 250° y 350°, que será el momento de iniciar la cocción.
  • Los hornos necesitan envases especiales resistentes al calor, los ideales suelen ser los elaborados con base de barro.
  • Para el cuidado personal, quienes manipulan las herramientas del horno de leña o quienes se encargan de la tarea de la cocina, deben contar con los complementos necesarios para abrir la puerta del horno y manipular los alimentos.
  • Dejar la puerta abierta del horno durante la cocción, sólo dejará escapar el calor y demorará más la tarea de cocinar bien los alimentos. Lo mejor es que la puerta esté cerrada y sólo se abra cuando se dispongan a retirar los alimentos.
  • Un secreto para el correcto funcionamiento de los hornos de leña es la limpieza de sus espacios. Una vez que hayas culminado la labor de cocinar, es recomendable limpiar los residuos, de no hacerlo disminuirá notablemente el rendimiento del mismo.

Ten en cuenta que cocinar en un horno de leña puede parecer sencillo, sin embargo, es una tarea que merece especial atención para que toda la experiencia sea totalmente agradable.  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion