Cómo mejorar su inteligencia emocional para los negocios

inteligencia emocional para los negocios0

Mucha gente piensa que la inteligencia es el elemento fundamental para evaluar la calidad de una persona o atribuirle el éxito. Sin embargo, probablemente has conocido a alguien que es inteligente y exitoso, pero difícil de estar cerca. Tal vez sean negativos o exigentes. Tal vez no escuchan bien y tienden a culpar a otros por los problemas. Este tipo de personas tienen inteligencia cerebral, pero no inteligencia emocional para los negocios.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Cualquier seguidor de Napoleón Hill sabe que la habilidad de controlar los pensamientos es importante para el éxito en los negocios y en la vida. Pero a menudo, el control de los pensamientos comienza con el manejo de los sentimientos y las actitudes, que es la esencia de la inteligencia emocional.

El término cociente emocional (EQ) se utilizó a finales de los años 80, pero el concepto fue estudiado más a fondo a principios de los 90 por dos investigadores, Peter Salavoy y John Mayer. Utilizaron el término “Inteligencia emocional”.

Entonces la Inteligencia emocional (IE) representa “un conjunto de aptitudes que, según la hipótesis, contribuyen a la evaluación y expresión exactas de las emociones en uno mismo y en los demás, a la regulación eficaz de las emociones en uno mismo y en los demás, y al uso de los sentimientos para motivar, planificar y lograr en la propia vida.

Las personas con buena inteligencia emocional lo son:

  • Autoconscientes: Entienden sus emociones y por lo tanto pueden manejarlas mejor.
  • Se autorregulan: Pueden tomarse un momento para reflexionar sobre sus sentimientos, en lugar de actuar impulsivamente.
  • Motivados: Son productivos y efectivos para lograr objetivos a corto y largo plazo.
  • Empáticos: Son capaces de reconocer los sentimientos y puntos de vista de los demás sin juzgarlos, lo que les hace buenos para trabajar con los demás y dirigirlos.
  • Socialmente Adeptos: Tienden a ser jugadores de equipo, y son accesibles y amigables.
  • Resistentes: Saben que la vida está llena de altibajos y que pueden sobrevivir a los mismos. No dejan que los desafíos les impidan avanzar hacia sus objetivos.

Para tener inteligencia emocional, hay que aprender a hacerlo:

Reconocer las emociones en uno mismo y en los demás: ¿Qué es lo que sientes? ¿Qué sienten los demás? Esto requiere entender las señales emocionales, como un ritmo cardíaco rápido cuando se está enojado, y las señales faciales o corporales de los demás.

La inteligencia emocional no consiste en tratar de evitar o descartar los sentimientos negativos, sino en comprenderlos y manejarlos de manera que sean útiles en tu vida. Por ejemplo, puedes estar enojado porque alguien te dejó una mala crítica o te pidió un reembolso, pero despotricar y delirar sólo sigue haciéndote sentir mal. Responder atacando al crítico o al cliente perjudicará su negocio.

En cambio, puede detenerse para evaluar la idoneidad de la reseña o devolución (tal vez haya algo que pueda arreglar) o simplemente reconocer que no puede hacer feliz a todo el mundo todo el tiempo, y pasar a la siguiente venta.

Inteligencia emocional en un negocio en casa

Llevar un negocio en casa es una montaña rusa emocional de altibajos, giros y vueltas, y a menudo de bucles. Sin un buen manejo emocional, serás un desastre. La realidad es que muchas personas que no tienen éxito en un negocio en casa tienen dificultades para manejar sus emociones negativas. Toman el fracaso y lo usan para justificar el abandono.

Sus emociones jugarán un papel importante en su negocio en casa porque impactarán en su forma de actuar:

  • Lo que sientes por tu negocio. Cuando tenga éxito, se sentirá bien, pero cuando experimente fracaso, decepción y frustración, probablemente se sentirá desmotivado y tal vez piense en dejar de fumar.
  • Compórtese. Si te sientes deprimido, es difícil trabajar, lo que puede afectar tu productividad.
  • Trate a los demás. Los sentimientos de frustración o ira pueden volverse contra otros, incluso si no están involucrados.

¿Cuándo necesita una buena inteligencia emocional en su negocio?

Las emociones siempre están en juego en su vida, aunque a veces pueden parecer neutrales. Sin embargo, cuando las emociones tienen el riesgo de llegar a extremos que pueden afectar la forma de comportarse o de tratar a los demás, es cuando se necesita una buena inteligencia emocional.

En general, cuando te sientes exitoso y seguro de ti mismo, serás productivo, así que no pienses que las emociones positivas pueden ralentizarte. Sin embargo, si se siente tan seguro de sí mismo como para decidir que va a tener éxito, lo más probable es que tenga problemas. El éxito en un negocio en casa se obtiene a través de un esfuerzo regular y sostenido. Si bien puede aprovechar el impulso, por ejemplo, si está enfermo o toma vacaciones, no puede confiar en eso para siempre. Así que incluso cuando te sientas bien, debes asegurarte de que esas emociones no te lleven a aflojar.

Cómo mejorar la inteligencia emocional

Si bien existe un debate entre la naturaleza y la crianza en el desarrollo humano, el pensamiento convencional es que la mayoría de las personas nacen con un temperamento que influye en la forma en que ven y actúan en el mundo. Algunas personas son reaccionarias, mientras que otras toman las cosas con calma. Algunos ven el vaso medio vacío, mientras que otros lo ven medio lleno y se sienten bendecidos por tener un vaso en primer lugar.

Si tus respuestas emocionales a los desafíos tienden a inclinarse hacia lo negativo, no te preocupes. Puedes mejorar tu inteligencia emocional. Aquí hay maneras de construir tu inteligencia emocional.

  • Ser consciente de sí mismo: Aprende a reconocer tus sentimientos. Esto significa prestar atención a las señales físicas que a menudo tienen una base emocional como el letargo cuando se está deprimido, o la tensión cuando se está estresado.
  • Responder: No reaccionar: Esta puede ser la parte más difícil de mejorar la inteligencia emocional porque la respuesta emocional es a menudo automática y un hábito. En lugar de dejar que el impulso tome el control, tómese un momento para reflexionar y luego tenga una respuesta con un propósito.
  • Conozca sus desencadenantes: Una de las mejores maneras de cambiar la forma en que respondes a los altibajos emocionales es saber qué los causa. Si tu primera respuesta a una mala crítica es un pensamiento derrotista, sabiendo eso, puedes hablar mejor de ti mismo para no hablar negativamente de ti mismo. Mejor aún, puedes tratar de evitar los desencadenantes si es posible. Por ejemplo, no leas las críticas.
  • Desarrolle la empatía: Aprende a ponerte en el lugar de los demás. Sin empatía, parecerás egocéntrico e indiferente.
  • Aprenda a ser positivo: Esto puede ser especialmente difícil si estás emocionalmente deprimido, pero cuanto más te concentres en lo bueno de la vida y los negocios, más feliz serás.
  • Acepta bien las críticas: En lugar de tomar los comentarios negativos como un frente personal, escucha y reflexiona sobre lo que se dice. Evalúe si el comentario tiene mérito. Si lo hay, úselo para mejorar su producto o servicio, o compórtese mejor. Si no, diga gracias y siga adelante.
  • Sea resistente: Cuando te derriben en el negocio, salta de nuevo. Ceder a tus miedos, frustraciones y fracasos que te desmotivan te impedirá alcanzar tu máximo potencial en los negocios, así como en la vida.
  • Ten responsabilidad personal: Si es culpa de todos los demás que tu negocio no tenga éxito, es hora de encontrar un trabajo. Sí, las fuerzas externas pueden impactar en tus esfuerzos, pero en última instancia, tu éxito depende de ti. Si algo sale mal, aprovéchalo, arréglalo, y sigue avanzando hacia tu objetivo.
  • Sea un oyente activo: No sólo escuches lo que se dice, sino presta atención, no sólo a las palabras, sino al tono y al lenguaje corporal.
  • Presta atención a la forma en que te comunicas: El tono y la elección de palabras pueden influir significativamente en la forma en que los demás reaccionan ante usted. Los verdaderos líderes son grandes oyentes (#9) así como grandes comunicadores.

No subestime el poder de la inteligencia emocional para mejorar su negocio. Cuanto mejor pueda soportar los altibajos emocionales de los negocios y de la vida, más feliz y seguro estará, y mejores serán las relaciones.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion