Esta teoría podría explicar por qué cerramos los ojos cuando nos besamos

¿Alguna vez has notado que cuando entras para un beso, tus ojos parecen cerrarse automáticamente? Los investigadores en Inglaterra pueden haber encontrado una razón para ello. Los psicólogos de Royal Holloway, de la Universidad de Londres, publicaron la semana pasada un nuevo estudio que examina cómo las tareas visuales complejas interactúan con el sentido del tacto de una persona. Sus hallazgos: A medida que una tarea visual se hace más intensa, reduce la capacidad de una persona para notar el tacto.

Los investigadores probaron esto dando a los participantes una tarea visual en una pantalla. Mientras los participantes tomaban la prueba, se les administraba una breve vibración en las manos, que se cubrían con un paño. Los investigadores encontraron que a medida que aumentaban la dificultad de la tarea visual, los participantes eran menos propensos a notar una vibración. Por el contrario, cuanto menos difícil es la tarea visual, más probable es que noten el zumbido.
“Es un efecto estadísticamente confiable”, dice la Dra. Polly Dalton a SELF. Ella condujo el estudio con su colega la Dra. Sandra Murphy.

Entonces, te estás preguntando, ¿cómo se relaciona todo esto con una sesión de besos? Dalton teoriza que los resultados del estudio también podrían aplicarse a los besos. “Una posible implicación de esto es que cerrar los ojos reducirá las exigencias visuales, por lo que esto puede aumentar nuestra sensibilidad a la sensación táctil del beso”, dice Dalton.

Básicamente, cerrar los ojos puede hacer que sea más fácil experimentar todas las “sensaciones” asociadas con un beso. Dalton dice que su investigación también puede aplicarse a otro ejemplo del mundo real: Si usted está mirando una tabla de salidas complicada en el aeropuerto, es menos probable que note que un carterista le roba la billetera.

Su laboratorio no tiene los recursos para probar la teoría del beso específicamente, pero dijo que ha escuchado a la gente relacionarse con su teoría cuando ella la explica.

“He tenido a bastantes personas diciendo que parecen reconocer la descripción de la experiencia, algo informal que he notado”, dice.

Esta noche es la noche para probarlo por ti mismo. ¡En nombre de la ciencia, gente!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion