Como celebran la Navidad en Mallorca

La Navidad en Mallorca es un momento para relajarse, ya sea de vacaciones o trabajando, después del ajetreado verano que es un frenesí frenético, el otoño y el comienzo del invierno son la primera oportunidad para disfrutar de la reducción del ritmo de vida de la isla y de su mezcla de culturas europeas y tradiciones navideñas.

Desde hace muchos años, el más grande del archipiélago balear alberga a muchos europeos del norte que desean mantener vivas las tradiciones de su tierra natal. Posteriormente trajeron un montón de esas tradiciones para tirarlas a la olla que compone una Navidad española, católica, mallorquina, escandinava, bávara y la buena y anticuada Navidad británica.

Así pues, la Navidad en Mallorca tiene lo mejor de todo, aunque nadie está seguro de lo que está pasando la mayor parte del tiempo.

¿Cómo celebran los españoles la Navidad?

Ver los Belenes es una tradición de la Navidad en Mallorca

Empecemos con lo básico, la cultura católica española se especializa mucho en la misa de medianoche de Nochebuena, que es el primer foco de atención de la época navideña. Cada ciudad y cada pueblo tiene su propio “Belén”: hermosos y conmovedores belenes intrincados en sus pequeños detalles, a menudo expuestos en edificios públicos, iglesias o incluso en el escaparate de la confitería local.

Las iglesias, bulevares y palacios de la capital, Palma, tienen muchos en exposición, y vale la pena viajar a Mallorca para recorrerlas todas. Le recomiendo que se detenga con frecuencia para comer “churros”, una delicia parecida a un donut recién frito, y una “lamumba”, un chocolate caliente con un sorbo de brandy más que generoso.

Las calles de la ciudad son un gran lugar para ir de compras durante todo el año con las elegantes grandes marcas que se ofrecen en las boutiques de las calles principales, sentadas al lado de la comida local más tradicional, pero en vísperas de Navidad se ven impulsadas por muchos mercados festivos de estilo alemán iniciados por la gran comunidad de expatriados, pero disfrutados por todos.

Las comunidades residentes británicas y escandinavas también traen un trozo de hogar con sus propios mercados y tradiciones. Echa un vistazo a la congregación sueca de Palma y al mercado de estilo británico de Santa Ponsa para ver dos de los mejores eapacios de la Navidad en Mallorca.

La Navidad no es Navidad sin el pavo

El día de Navidad históricamente no fue un gran día en el calendario festivo español, pero la influencia de los inmigrantes del norte de Europa ha comenzado a cambiar todo eso.

Así que si es tu gusto y eso te preocupa no te preocupes si tus planes en invierno es visitar Islas Baleares muchos restaurantes británicos estarán encantados de sentarte entre los muchos residentes expatriados que eligen comer fuera durante el día, ya que los amigos locales sustituyen a las familias extendidas que quedaron en el viejo país.

¿Qué pasa el día de San Esteban?

Al igual que el día de Navidad, el día de San Esteban también tiene pocas tradiciones históricas locales, pero se ha convertido en un día para disfrutar del aire libre. A menudo el clima durante las fiestas es brillante y soleado, lo suficientemente frío como para que parezca invierno, pero no tanto como para que no puedas sentir los dedos de los pies.

El Día de San Esteban y en torno al Día de San Esteban, los populares senderos de las montañas de Tramuntana se vuelven más transitados de lo normal, con caminantes que buscan despojarse de algunas calorías y despejar la mente antes de que empiece la próxima embestida.

La llegada de los Reyes Magos

La llegada de los Reyes Magos también es parte de la Navidad en Mallorca

La historia es un poco confusa sobre cuántos reyes, de dónde vinieron y exactamente cuándo llegaron, pero no hay ninguna duda al respecto en Mallorca, especialmente entre los niños, ya que este es el gran día para recibir regalos. Baltasar, Melchor y Gaspar llegaron al nacimiento en Belén con regalos de oro, incienso y mirra.

Cada pueblo y ciudad organiza un desfile que se celebra al atardecer, los reyes llegan en barco a los pueblos costeros, y en tractores al interior, antes de desfilar por la ciudad lanzando “caramelos”, (dulces), a multitudes de niños emocionados.

El desfile de Palma es, con mucho, el más grande con los barcos que llegan a La Lonja, el antiguo puerto de pescadores, y es presenciado por decenas de miles de personas. Puede ser un poco loco, pero no dejes que eso te desanime, llegue temprano para conseguir un buen lugar para presenciar esta parte más tradicional de la Navidad mallorquina

Aunque Mallorca no puede proporcionarle una Navidad blanca, tiene todas las demás bases cubiertas, todo ello con un telón de fondo de un clima invernal nítido y un cielo azul añil.

Usted puede elegir los mejores pedacitos de la cultura local y la crema de las tradiciones importadas en una relajada quincena mientras los residentes de la isla, culturalmente diversos, se relajan y disfrutan de un par de semanas de descanso después de un verano caluroso y agitado.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion